jueves, 13 de marzo de 2014

Si Cervantes levantara la cabeza…

Si Cervantes levantara la cabeza, vería que los gigantes contra los que luchaba su personaje más reconocido ya no son de madera, sino fuertes vigas de hierro con hélices en sus extremos.  Enormes estructuras que juegan un papel esencial para ofrecer al mundo un suministro verde y sostenible. Un aerogenerador produce diariamente una capacidad de energía similar a 1.000 Kg de petróleo sin necesidad de quemar miles de litros de este combustible y por consiguiente, de emitir gases contaminantes a la atmósfera.



Durante esta semana, Barcelona se ha convertido en la capital del “viento” y ha albergado uno de los eventos más importantes del año: EWEA 2014. Todas las empresas y profesionales del sector eólico hemos descubierto las ventajas y oportunidades que ofrece este tipo de energía. Una fuente renovable que ha puesto a España en el radar al ser reconocida con el European Wind Energy Award por ser el primer país del mundo en utilizar esta renovable como primera fuente de electricidad durante un año completo.
La apuesta por el sector eólico en los últimos años ha ayudado al empuje industrial de España y la mejor muestra es que empresas como Iberdrola han llevado a cabo planes de internacionalización que la sitúan como número uno a nivel mundial en generación de este tipo de energía. Y este camino lo está haciendo de la mano de empresas como Siemens que es líder mundial en tecnología e instalaciones.
La eólica genera electricidad libre de carbono en más de 80 países, 24 de los cuales tienen al menos 1.000 MW. En un marco de consumo general y según el Global Wind Energy Council, China fue la nación con más parques eólicos y potencia procedente del viento con 75.564 MW en 2012, seguida por Estados Unidos y Alemania.

Aunque está claro que la “eólica” es una apuesta segura para conseguir el tan ansiado ahorro en combustibles fósiles y la protección del medio ambiente, muchos todavía no conocen todo su potencial. Sin ir más lejos, hace muy poco se descubría que los parques eólicos nos ayudan a frenar el avance de los huracanes. La revista Nature Climate Change recoge la historia de estos científicos que han demostrado cómo los molinos de viento instalados en el mar pueden afectar en gran medida a las tormentas tropicales, reduciendo en un 50% sus picos de viento y hasta un 79% la violencia del huracán. Es decir, las turbinas son de gran ayuda para reducir los daños antes las catástrofes naturales extremas.

Otro dato interesante, que recoge el reciente estudio de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), es que el poder del “viento” puede ahorrar más de 2.000 litros de agua por MWh de electricidad producida. A diferencia de las energías fósiles o de la nuclear, que usan el agua para el enfriamiento y la condensación del vapor que mueve las turbinas, la energía eólica no consume agua. El documento muestra, además, que muchas regiones del mundo, que se enfrentan o lo harán en un futuro a la escasez de agua, cuentan a su vez con el viento adecuado para poder generar energía a partir de esta fuente renovable. Interesantes descubrimientos que ponen de relieve las ventajas de este tipo de fuente de energía para construir un futuro más sostenible para nuestros hijos.


2 comentarios:

  1. Hola, Rosa enhorabuena por toda tu trayectoria profesional y muchas gracias por, a través de este blog, ponernos al día en cuestiones tecnológicas referidas la energía, que a mí me interesa de forma especial.
    Soy Pinar, estudié contigo Matemáticas en la UAM, y me encantaría hablar contigo.
    pibravo@terra.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar! Millones de gracias por tus palabras y me alegra ver que os gusta lo que comparto. Un saludo y un fuerte abrazo :)

      Eliminar