martes, 8 de julio de 2014

Hacia el futuro de la radioterapia

Luchar contra una enfermedad es uno de los retos más difíciles que te puede poner la vida. Por eso es tan importante invertir en tecnología e investigación, porque sólo así podremos mejorar el tratamiento y la calidad de vida del paciente. En este sentido, el diagnóstico es una fase clave en el desarrollo de cualquier patología, ya que identificar los síntomas a tiempo y localizar la zona afectada, permite adaptar de forma mucho más precisa y efectiva el tratamiento.

Pero cuando hablamos de protocolos médicos más agresivos, como la radioterapia, una planificación meticulosa puede influir de manera determinante en el éxito de curación. En este sentido, la combinación de la tomografía computarizada – proceso de diagnóstico no invasivo a través de rayos X que crea imágenes trasversales del cuerpo- y de un software especial permite fijar de forma más eficaz un calendario para llevar a cabo estos ciclos.  

Con este procedimiento, se puede determinar el tamaño exacto del tumor y establecer con precisión la zona que va a ser radiada. Por eso es muy importante que la imagen tenga buena calidad, pero a veces existen ciertas interferencias que empeoran la captura y por tanto, el tratamiento. Para dar respuesta a este problema, Siemens cuenta con la edición Pro de un tomógrafo de última generación, el Somatom Definition AS Open RT, equipado con un software que garantiza la mejor imagen en cualquier circunstancia.

¿Qué puede dañar la calidad de esa captura? Marcapasos, articulaciones metálicas o empastes e incluso, la respiración cuando hablamos de tumores en el pulmón, ya que puede desplazarlo y variar la zona de radiación. El tomógrafo de Siemens incluye la tecnología MARIS (Metal Artifact Reduction in Image Space) que utiliza un algoritmo corrector para evitar que la interferencia dañe el resultado final.  De esta forma, los profesionales pueden escoger de entre cinco imágenes distintas -todas ellas correctas-, la que mejor refleje la zona afectada.

Para mejorar el diagnóstico y la planificación del tratamiento de los tumores pulmonares, este dispositivo también incluye un módulo de gestión del movimiento que analiza el tumor durante todo el ciclo de la respiración, lo que permite al sanitario ajustar el volumen de radiación a dicho movimiento y aplicar la radiación en las fases más adecuadas.

Asimismo, cabe destacar que este tomógrafo de Siemens toma imágenes utilizando distintos niveles de energía, para luego combinarlos con una sola base de datos y obtener el resultado más óptimo posible. Esta fórmula no sólo reduce ruidos en la imagen, sino que permite analizar la densidad del tejido y calcular así la dosis adecuada.

Es un pequeño paso de los muchos que tendremos que dar para contar con un sistema sanitario más avanzado y eficiente, pero para los pacientes y profesionales sanitarios son grandes avances que les permitirán mejorar su día a día y enfrentarse a la enfermedad con mayores garantías de éxito.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario