jueves, 8 de enero de 2015

El elefante y el jinete

Si hace unos días os hablaba del libro Leading Change, de John P. Kotter, hoy quiero seguir con ese tema que tanto me gusta: el cambio.

La canción de John Paul Young decía “Love is in the air”. Y yo digo que “el cambio está en el aire”: nos rodea en todas las facetas de nuestra vida, la sociedad está cambiando, nuestra manera de entender el mundo está cambiando, hasta las estructuras sociales, económicas y políticas están sufriendo un cambio como nunca antes hubiésemos imaginado. El cambio es connatural a cada uno de nosotros, entonces ¿por qué le tenemos miedo? ¿Por qué no abrazamos el cambio y lo utilizamos como vía de mejora personal y social? El instinto de conservación, diréis… eso mismo han venido diciendo muchas compañías de todos los tamaños y orígenes en los últimos años, y lamentablemente hoy vemos como muchas de ellas se ven obligadas a desaparecer. Hay que coger “al toro por los cuernos”.

Estos días ha vuelto a mi “mesilla de noche” un libro que siempre me inspiró cuando el cambio fue duro e inevitable. Switch: How to Change Things When Change Is Hard, de los hermanos Heath. En el libro señalan que hay cambios fáciles y cambios muy difíciles. Los psicólogos defienden que nuestro cerebro maneja dos mecanismos distintos a la hora de tomar decisiones: el racional y el emocional. El primero es lógico, estratégico, reflexivo, y el segundo es intuitivo e impulsivo. Uno quiere hacer deporte, llevar una vida sana y aprovechar el tiempo para aprender idiomas, y el otro quiere comer un helado de chocolate y ver un rato la televisión. El racional se opone firmemente a cualquier cambio en nuestra rutina, mientras el emocional ansía tener siempre nuevos retos.

Me parece clarividente la manera en la que los Heath describen cómo es imprescindible motivar a nuestro ser emocional (el elefante instintivo), dirigir a nuestro ser racional (el jinete que piensa a largo plazo) y tener clara la ruta a seguir (allanar el camino para que el jinete pueda guiar al elefante). Esos ejemplos me encantan porque siempre me han ayudado a emprender el camino del cambio.

Si no habéis leído el libro, decidle a vuestro “jinete” que lo haga. Si ya lo habéis hecho, pues haced que vuestro “elefante” lo regale en este nuevo año a las personas que más queráis. También podéis ver este vídeo en el que Dan Heath comenta la relación entre el cambio y los sentimientos, muy interesante:
 


 ¡¡¡¡¡A por un 2015 lleno de cambio!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario