jueves, 29 de octubre de 2015

Seguimos siendo poco “digitales”

Seguimos siendo poco “digitales”. A pesar de que las empresas de nuestro país han avanzado algo más que la media mundial  en su nivel de digitalización, nuestro tejido industrial  continúa sin “coger el ritmo” de las compañías de nuestro entorno más cercano, el de la Europa Occidental. ¿Cuánto más vamos a continuar así?.

En las últimas semanas hemos visto como la consultora PwC hacía públicas las conclusiones de un estudio repleto de indicadores cuanto menos preocupantes. Según los datos publicados, nuestras empresas industriales están lejos del grupo de compañías punteras en términos de digitalización a nivel mundial y en ningún caso alcanzan la media de la industria europea. Estamos hablando de un informe que analiza la manera en que las empresas hacen frente, valoran y utilizan las tecnologías digitales en todas las áreas de su organización y califica ese “esfuerzo” con un índice de entre 0 y 100… y nosotros nos quedamos en el 77,5, lejos del 81 de “las que mejor lo están haciendo” en todo el mundo.

Esta es una tabla extraída del informe de PwC: en verde los aspectos de la digitalización en los que España se acerca más a la puntuación máxima, y en rojo las facetas en las que nuestra industria está más rezagada

El mundo gira irremisiblemente hacia lo digital y quien se muestre ajeno a este fenómeno perderá el tren. La integración de las TIC en los procesos de producción aumentará la competitividad de nuestra industria. La tan necesaria digitalización debe abarcar todas las fases de producción: la tecnología permite desarrollar productos más complejos en periodos de tiempo más cortos y de manera colaborativa, reduciendo considerablemente el “Time to market”; hace posible el diseño virtual de una planta de fabricación y “operar” con ella como si fuese real, optimizando los costes asociados a su construcción; facilita la simulación de los procesos que compondrán la fase de fabricación antes de comenzar a producir, reduciendo riesgos y costes innecesarios; y asegura la integración de dichos procesos y el control en tiempo real de todo el “engranaje”, sin perder de vista la “labores” de mantenimiento. La aplicación de tecnología digital a distintos procesos de fabricación puede elevar la productividad hasta en un 20%: y no es Rosa García quien lo dice sino la experiencia de muchas empresas españolas del sector industrial, que trabajan mano a mano con la compañía que dirijo en pro de su digitalización.

El sector industrial español sigue suponiendo un importante 15% del PIB nacional y somos un país líder en sectores como el de la automoción, la metalurgia, la energía o la alimentación… O somos capaces de “ponernos las pilas” o esa ventaja terminará esfumándose. Sí, es cierto que la actitud y ayuda por parte del Gobierno tiene un papel crucial en este sentido –y que las intenciones detrás del recién anunciado proyecto “Industria Conectada 4.0” por parte del Ministerio de Industria, Energía y Turismo son las adecuadas-, pero la solución pasa por que todos asumamos que la digitalización no es OBLIGADA sino NECESARIA para la subsistencia de nuestras empresas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario